El primer Moot internacional de negociación y mediación civil y mercantil en español

Del 16 al 19 de noviembre de 2016

El primer Moot internacional de negociación y mediación civil y mercantil en español

“Mediation MOOT Madrid”

En los últimos tiempos los métodos alternativos de resolución de conflictos han adquirido mayor protagonismo, y entre ellos, destaca la mediación. En esta línea, el pasado 26 de agosto, la Comisión Europea publicó el Informe de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo y al Comité Económico y Social Europeo sobre la aplicación de la Directiva 2008/52/CE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre ciertos aspectos de la mediación en asuntos civiles y mercantiles.

En el Informe de la Comisión se destacan como principales dificultades que está enfrentando la mediación en los Estados miembros: la falta de una “cultura” de la mediación, el insuficiente conocimiento de cómo tratar los casos transfronterizos, el bajo nivel de conocimiento de la mediación y el funcionamiento de los mecanismos de control de calidad para los mediadores.

Conscientes de esta realidad, IDM (Institución de la que forma parte la Fundación SIGNUM), Habitus Incorporated y la Facultad de Derecho de la Universidad Antonio Nebrija han puesto en marcha un revolucionario método de difusión de esa cultura de la mediación.

Del 16 al 19 de noviembre de 2016 se va a celebrar en Madrid el primer MOOT Internacional de Negociación y Mediación Civil y Mercantil (“Mediation Moot Madrid”).

El Moot es una competición interuniversitaria en la que estudiantes participan simulando situaciones que afrontarán en su vida profesional. Se trata de una práctica muy extendida en el mundo anglosajón y que lentamente se ha ido instaurando en nuestro país. Sin embargo, hasta la fecha, no había ningún Moot en España que permitiera a los estudiantes de Derecho y de cualquier otra titulación universitaria experimentar cómo debe actuar una parte representada durante una sesión de mediación. Éste es el primer Moot de su categoría, no se ha hecho nada en el ámbito de la mediación en este sentido. El formato de la competición sigue el modelo del Moot de la ICC, que se ha mostrado muy efectivo, pues lleva ya 11 ediciones. En dicha competición se reúnen anualmente más de 150 universidades incluyendo todas aquellas que encabezan los rankings. Cuando los asistentes a este evento regresan a sus respectivos países lo hacen todavía más convencidos de que la mediación y el diálogo es la primera y muchas veces única vía necesaria para la resolución de los conflictos. Este es el objetivo a medio largo plazo que persiguen los organizadores del “Mediation Moot Madrid”. Conseguir hacer de Madrid un referente en el mundo de la práctica colaborativa internacional.

El “Mediation Moot Madrid” tiene un doble objetivo a corto plazo. Por un lado, potenciar el conocimiento y uso de la negociación colaborativa y de la mediación como herramientas cotidianas para la resolución de controversias, y por otro, que los futuros profesionales desarrollen competencias necesarias para afrontar con éxito su incorporación al mercado laboral.

El Moot no consiste en una competición de mediadores, sino de usuarios de mediación. Sí, han leído bien, de “usuarios”. La mediación es una herramienta muy sofisticada, siempre útil y que puede ser una gran fuente de creación de valor, pero sólo si se sabe hacer un correcto uso de la misma, algo que aunque pueda parecerlo no es sencillo.

Los abogados y los empresarios tienen en la mediación una herramienta excepcional para resolver las cotidianas disputas empresariales sin que necesariamente deban éstas escalar hasta un procedimiento judicial. Es más, tienen en la mediación la oportunidad de transformar los conflictos en nuevas oportunidades de negocio. Pero, de nuevo, los grandes beneficios no llegan sin esfuerzo, trabajo previo y el dominio de algún arte en particular.

Esta competición está diseñada para que los abogados y empresarios del futuro profundicen en el conocimiento de la negociación colaborativa en un ambiente particular y único como es el de la mediación.

En cuanto al formato de la competición, cada universidad participante estará representada por dos estudiantes que desempeñarán el rol de abogado y de cliente (el rol de abogado ha de estar desempeñado necesariamente por un estudiante de Derecho). Cada equipo recibirá un set de instrucciones generales y confidenciales en las que se detallará la difícil situación en la que se encuentran. Tendrán entonces una hora y media para, en presencia del mediador y bajo los principios que rigen la mediación, tratar de satisfacer sus propios intereses de la mejor manera posible, negociado con la otra parte.

Los casos han sido redactados por una Comisión de Expertos y tratarán sobre conflictos enmarcados en diversas temáticas: sector energético (Alberto Rábano Ruiz, Director KPMG Advisory, Forensic); nuevas tecnologías (el equipo de Écija Abogados); dos problemas societarios (Fernando Rodríguez Prieto, notario y Patrono de la Fundación Notarial SIGNUM; Noemí de Córdoba y Carlos Izquierdo, Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España) y sector asegurador (Paulino Fajardo, socio de Herbert Smith Freehills).

Los mediadores de estas sesiones serán profesionales del mundo de la mediación, quiénes amablemente ofrecerán su tiempo para guiar a las nuevas generaciones de abogados y empresarios en el uso de esta sofisticada herramienta.

Toda la sesión de mediación transcurrirá bajo la atenta mirada de tres jueces, de nuevo profesionales del mundo de la resolución alternativa de conflictos, que serán los encargados de valorar el desempeño de los equipos y proclamar un vencedor.

¿Cómo se logra el máximo beneficio en una sesión de mediación? El objetivo no es llegar a un acuerdo, pues el tiempo asignado en la competición muchas veces no lo permite, sino el desempeñar una correcta práctica colaborativa. Será necesario, por tanto, contar con un abogado experto en negociación colaborativa y con un cliente que entienda y siga el modelo de negociación basado en intereses.

¿Por qué es importante colaborar? Colaborar no significa ceder, ni buscar el bien común por puro altruismo. Todo lo contrario, colaborar es, egoístamente, la mejor forma de conseguir maximizar el valor disponible para uno mismo.

En toda negociación hay un valor dado que está en pugna y sobre el que ambas partes “luchan” tratando de llevarse la tajada de mayor tamaño. Colaborar no significa abandonar esta perspectiva distributiva, sino diferirla hasta un momento posterior en la negociación; hasta después de haber integrado los intereses de ambas partes y de haber aumentado el valor disponible, mediante la generación de opciones a priori no evidentes. Este proceso colaborativo no sólo permite que cada parte obtenga una porción mayor de la que hubiera percibido empleando una metodología puramente distributiva, sino que además, al haber más valor disponible a la hora de la partición ésta es mucho más fácil y la relación no se ve perjudicada, llegando incluso a mejorar en dicho proceso.

Si desempeñar estas habilidades de por sí ya es difícil, todavía lo es más hacerlo en el seno de un conflicto, donde las emociones están a flor de piel. Es por ello por lo que la figura del mediador es tan necesaria. Porque ayuda a las partes a salir de sus posiciones, a compartir información sensible, a organizar el proceso y hacerlo fluir en los momentos en los que indefectiblemente se verá atascado.

La confidencialidad es el elemento clave que sirve de música a este baile y que empuja a las partes a compartir información que en ninguna otra sede compartirían. Sin ella las dinámicas que se dan en mediación y que no se dan en ninguna otra sede no serían posibles. El resultado de la combinación de todos estos elementos será apasionante. Habrá alegatos elocuentes, otros más enérgicos o emotivos; reformulaciones; reuniones privadas e información confidencial que deberá ser revelada en el momento y la forma adecuada. Ambos equipos negociarán con sus mejores técnicas, tratando de crear valor con soluciones inteligentes y prácticas que satisfagan sus intereses. Pero, ante todo, el “Mediation Moot Madrid” será un foro en el que se podrá palpar la efectividad de la práctica colaborativa en mediación, como herramienta para la gestión de los conflictos cotidianos en el tráfico mercantil.

La competencia entre los equipos participantes se prevé tan sana como feroz, pues el ganador acudirá a Boston a formarse como mediadores en Fletcher School of Law and Dimplomacy, MA, USA, por cortesía de Habitus Incorporated y MWI.

Esta competición tiene todos los ingredientes para ser un evento que revolucionará la percepción del mundo de la resolución alternativa de disputas. Pero para terminar de hacer atractivo este evento, coetáneamente a la competición tendrá lugar una conferencia sobre mediación, en la que participarán ponentes de prestigio internacional como Justin Wright, CEO de Habitus Incorporated. Al mismo tiempo todos los estudiantes participantes del Moot y sus coaches estarán invitados a la Gala de premios de la Asociación Madrileña de Mediadores que tendrá lugar el 17 de noviembre. Así mismo, al final de cada jornada habrá cócteles y eventos, cortesía de los colaboradores del evento, en los que profesionales, participantes y voluntarios podrán conectar, forjar amistades y crear oportunidades para nuevos negocios o aventuras empresariales.

El “Mediation Moot Madrid” es organizado por IDM (Institución de la que forma parte la Fundación SIGNUM), Habitus Incorporated y la Facultad de Derecho de la Universidad Antonio Nebrija, con la colaboración de Écija Abogados, KPMG Forensic, Herbert Smith Freehills, Corte de mediación de la Cámara de Comercio de Madrid y MWI.

____

Jacobo Ducay Ferré es Mediador en la Fundación SIGNUM y Director de Habitus España.

Más información aquí

Artículo publicado en el número 69 de la revista EL NOTARIO DEL SIGLO XXI