Abogados y mediación. Cómo se posicionan frente a esta

Abogados y mediación. Cómo se posicionan frente a esta

Los abogados encaran la mediación de muy distintas formas. Desde el escepticismo a la colaboración hay un gran abanico de situaciones.

En muchas ocasiones se ha dicho que los abogados del plan antiguo nos hemos educado en la controversia, en la disputa ante los tribunales. Creo, sin embargo, que es un acierto que en los planes de formación actuales se haya introducido el estudio de los ADR (Alternative dispute resolution). De esa forma se procura que los nuevos abogados tengan una visión más amplia de la defensa del cliente. Un médico no opera a todos los pacientes, sino que busca el remedio que en cada caso mejor conviene. Por la misma razón un abogado debe ofrecer la alternativa más adecuada al problema que le plantea el cliente. Puede que ello no siempre precise el esfuerzo y desgaste que implica acudir a los tribunales.

Ante la mediación las posturas de los abogados son muy distintas. Algunos afirman “yo llevo mediando toda la vida en mi despacho”. Pero con ello están olvidando que para que exista mediación es necesario (como mínimo) bilateralidad, voluntariedad y confidencialidad. Y, sobre todo, la intervención de un mediador neutral e imparcial. También he oído alguna vez, refiriéndose a la mediación, “ese rollo sensiblero, que en familia puede que sirva, pero no para empresas”. Sin embargo, está constatado que hay muchas empresas en el ámbito nacional e internacional que utilizan la mediación. Gracias a ello, consiguen soluciones pactadas beneficiosas y que evitan rupturas de fructíferas relaciones de negocios. Estas y otras afirmaciones similares demuestran el gran desconocimiento que de la mediación existe entre el colectivo de los abogados.

Cuál es la postura que adopta el abogado cuando desde el juzgado les derivan a mediación.

Cada vez es más frecuente la derivación desde los juzgados a mediación. Pero la postura del abogado no siempre es la esperada. Hay letrados que informan a sus clientes y facilitan el desarrollo de la mediación. Les asesoran y les acompañan en la toma de decisiones. Pero, desgraciadamente, otros, de algún modo, entorpecen la mediación. Así lo hacen los letrados que acuden solos a la sesión informativa o desaconsejan su utilización. O los que ponen trabas al acuerdo asumible por el cliente o que pretenden adoptar el papel de protagonistas de la mediación. Olvidan que el mejor servicio que pueden prestar pasa por dar el cauce más adecuado para encontrar soluciones. Superar un conflicto puede trascender, en algunas ocasiones, de lo que puede ofrecer una decisión judicial.

Otro aspecto diferente es la actitud de los abogados a la hora de buscar soluciones a las cuestiones que les plantean los clientes en sus despachos. Hay algunos despachos que van incorporando a sus estrategias la mediación como una herramienta más para solucionar los conflictos. La mediación ofrece soluciones que los propios implicados ajustan a su medida y que, por eso mismo, serán de ejecución inmediata. Esto no estaría garantizado en el caso de acudir a un litigio.

Los colegios de abogados, conscientes de sus ventajas, han apostado por la formación e información a sus colegiados . Han creado instituciones de mediación que están trabajando por y para la mediación. Pero todavía queda mucho camino que recorrer para que la mediación asuma el protagonismo que socialmente debería corresponderle.

Entiendo que deberíamos rendirnos a los tiempos y éstos lo son de mediación. Volver la espalda a ello no es una opción.

Carmen Iborra Grau (10-04-2017). Abogados y mediación. Cómo se posicionan frente a esta. Asociación ¿Hacemos las paces? enlace aqui

Fundación Notarial SIGNUM: Memoria de actividades 2016

Fundación Notarial SIGNUM: Memoria de actividades 2016

  • La Fundación Notarial SIGNUM efectuó en 2016 más de un centenar de mediaciones, 15 arbitrajes y más de 200 intermediaciones hipotecarias
  • El Colegio Notarial de Madrid crea en 2011 en España el primer centro integral de resolución de conflictos: la Fundación SIGNUM para la Resolución Alternativa de Conflictos, con el objeto de extender el uso de las ADR (Alternative Dispute Resolution o Resolución de Conflictos Alternativa) en beneficio de la sociedad, contribuyendo a su difusión por diversos medios.

 

La Fundación Notarial SIGNUM, que atienden al interés general en la resolución extrajudicial de conflictos en diferentes ámbitos (desde el civil, abarcando todas las cuestiones del ámbito familiar y vecinal, hasta el mercantil, inmobiliario e hipotecario), presenta su memoria de actividades 2016. Dichas actividades se extienden a todo el territorio nacional mediante convenios formalizados con los Colegios Notariales de Galicia, Murcia, Baleares y Castilla y León.

A lo largo de 2016 se han llevado a cabo diferentes proyectos. Uno de los concluidos con mayores resultados ha sido la colaboración con la Oficina de Intermediación Hipotecaria del Ayuntamiento de Madrid, en el cual, durante la vigencia del acuerdo establecido, se han abierto más de 500 expedientes, de los cuales un 60% concluyeron con acuerdo entre los deudores hipotecarios y las entidades bancarias correspondientes.

Por otro lado, respecto a la colaboración con los juzgados para mediaciones intrajudiciales, la Fundación tiene convenios en la provincia de Madrid con los Juzgados de Colmenar Viejo, Torrejón de Ardoz, Fuenlabrada y varios juzgados de 1ª instancia de Capitán Haya en Madrid capital, con quiénes se ha facilitado el proceso de derivación mediante una pieza informática diseñada por la Fundación.

Fuera de Madrid la Fundación mantiene su proyecto con los juzgados de 1ª Instancia de A Coruña, con la colaboración del Colegio Notarial de Galicia. A finales de 2016 el Gobierno Vasco eligió a SIGNUM como colaborador en un proyecto de derivación intrajudicial para sus juzgados.

En este período se han derivado a SIGNUM por parte de los juzgados 387 asuntos, con un resultado de acuerdo en un 37% de las mediaciones finalizadas.

En el ámbito de la mediación penal, probablemente uno de los campos más complejos de la mediación, la Fundación fue elegida en su día por el Consejo General del Poder Judicial y dados los buenos resultados obtenidos se ha vuelto a prorrogar por un año más el proyecto iniciado con la Audiencia Provincial de Madrid, habiendo recibido desde 2016 35 asuntos.

A través de su Centro de Mediación la Fundación ha recibido más de 20 solicitudes de mediación a instancia de particulares, destacando el ámbito de las herencias como uno de los más solicitados por los ciudadanos. Por otro lado se han recibido también solicitudes de mediación y arbitraje derivadas de cláusulas establecidas en documentos notariales.

Dentro de los proyectos innovadores destaca el acuerdo de colaboración con PwC (PricewaterhouseCoopers), quiénes disponen de una plataforma ODR (Online Dispute Resolution) al servicio de sus clientes y cuentan con mediadores de SIGNUM para sus procesos, con un porcentaje del 100% de acuerdos en aquéllos que han finalizado.

Como novedad se ha formalizado un acuerdo de colaboración con el Colegio Internacional Kolbe para poder difundir la mediación entre sus familias.

Debido a que la formación continua de sus profesionales es fundamental, se han realizado talleres y cursos de especialización, como los relacionados con la Responsabilidad civil y nuevo baremo en accidentes de tráfico (Ley 35/2015), impartido por profesionales de Mutua Madrileña, los cursos y taller en Mediación Penal, por la especificidad que el ámbito requiere, así como aquéllos que amplían las herramientas de los profesionales: Prácticas resilientes en conflictos con fuerte carga emocional, La integración de las escuelas de mediación con Marinés Suares y El pensamiento sistémico y su aplicación práctica. Se han mantenido también las convocatorias periódicas del Curso de Prácticas Óptimas de Mediacion Civil y Mercantil, dirigido por Thelma Butts y los Cursos de Negociación Básico y Avanzado impartidos por los profesionales de Habitus Incorporated.

Por último, se ha percibido un aumento de actividad en la Corte de Arbitraje de la Fundación, habiendo llevado a cabo un total de 23 procedimientos de arbitraje inmobiliario en asuntos de arrendamientos mediante los convenios arbitrales y se han recibido 4 solicitudes de arbitraje.

Siendo uno de los fines de la Fundación Notarial SIGNUM la difusión de los métodos alternativos de conflictos, se han llevado a cabo diversas campañas de publicidad en diferentes emisoras de radio con el objetivo de trasmitir a la sociedad la existencia de esos procesos, especialmente la mediación.

Igualmente, la participación de SIGNUM dentro de la agrupación de Instituciones para la Difusión de la Mediación (IDM), como entidad fundadora, se ha mantenido y se mantiene, colaborando en las acciones y eventos organizados, entre ellos, los congresos anuales en conmemoración del Día Europeo de la Mediacion cada 21 de enero.

Artículo publicado EL NOTARIO DEL SIGLO XXI – NÚMERO 73 – enlace aquí

Justicia estudia hacer obligatoria la sesión informativa previa a la mediación

Justicia estudia hacer obligatoria la sesión informativa previa a la mediación

 

Para Julio Fuentes, actual coordinador de la Unidad de Derecho Concursal, Arbitraje y Mediación del Ministerio de Justicia, la falta en nuestro país de una tradición voluntaria de soluciones alternativas a los conflictos judiciales es evidente .“Por este motivo el Ministerio de Justicia está analizando la posibilidad de introducir cambios en el sistema, a través de la modificación de la Ley de mediación, de la de enjuiciamiento civil y de la de asistencia jurídica gratuita para, a medio plazo, sin abandonar la voluntariedad, pasar a una “voluntariedad mitigada”.

Así lo aseguró en  la mesa redonda titulada “Gestión eficiente de los conflictos en las empresas: best practices internacionales”, organizada en ESADE. Junto a él, Teresa Duplá de ESADE, Maria Belén Pose de la Asesoría Jurídica de ARAG, Lidia Peyrona, responsable legal en IBM España, Portugal, Grecia e Israel, Juan Antonio de Rueda, director de Corporate Affairs en Equatorial Coca-Cola, también intervinieron.

Si se hace balance  de los cinco años de vigencia Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles el resultado es que hay aún mucho trabajo por hacer. Por ello, durante su intervención, Fuentes, insistió en hay que fomentar la mediación y contar con nuevos mediadores e instituciones especializados, con experiencia en este ámbito, junto a una legalidad que genere confianza y transparencia”.

 

Por Luis Javier Sánchez

Artículo publicado aqui

 

LOS ABOGADOS DE PARTE Y LA MEDIACIÓN.

LOS ABOGADOS DE PARTE Y LA MEDIACIÓN.

 

 

 

 

 

 

 

 

LOS ABOGADOS DE PARTE Y LA MEDIACIÓN.

Cada vez es más habitual que los juzgados deriven a mediación tras la celebración de la vista previa en el procedimiento correspondiente, conforme a los artículos 414,  415 y concordantes de la LEC de 2000, invitando a las partes a que intenten un acuerdo que ponga fin al proceso e instándoles a asistir a una Sesión Informativa. Además, se advierte a las partes del contenido del artículo 17 de la Ley de Mediación en asuntos civiles y mercantiles y de que la información de qué parte o partes no asisten a la sesión informativa no será confidencial, lo que, en su caso, podrá ser valorado por el tribunal a los efectos de ponderar la existencia de buena o mala fe procesal.

La mediación es un medio de solución de controversias en que dos o más partes intentan voluntariamente alcanzar por sí mismas un acuerdo con la intervención de un mediador. La mediación es voluntaria, garantiza que las partes intervengan con plena igualdad de oportunidades, se desarrolla de forma que permite a las partes alcanzar por sí mismas un acuerdo, asegura la confidencialidad de todo lo tratado durante el procedimiento y requiere que las partes actúen conforme a los principios de lealtad, buena fe y respeto mutuo.

No es extraño que ante una derivación intrajudicial a mediación el abogado reaccione con desconfianza, con recelo o prevención. Las razones son variadas, desde el temor a perder un cliente, a ver reducidos sus honorarios, al  desconocimiento de la mediación o simplemente por considerar el proceso fútil. Sin embargo, a pesar de la opinión cada vez menos mayoritaria, y por qué no, a pesar de la opinión minoritaria, la mediación es una oportunidad:

  • para modernizar la labor del abogado.
  • de representar los intereses del cliente de una forma global e integral.
  • de mejorar la satisfacción del cliente, al ofrecerles un procedimiento en el que ellos mismos, con el indispensable asesoramiento de su abogado, son dueños del resultado; evitando que sea un tercero el que les imponga una resolución que, casi con toda probabilidad, solo satisfará a una de las partes y en algunos supuestos ni siquiera eso por la imposibilidad de ejecutar el fallo judicial.
  • para resolver los conflictos en un breve plazo de tiempo, con una reducción importante de costes y con un importante grado de realización de los acuerdos alcanzados (al ser el resultado de la voluntad de las partes).
  • de fidelizar al cliente. Un cliente satisfecho es un cliente para el futuro.

La función del abogado está evolucionando, es cambiante y multidisciplinar. Desde la posición tradicional en que los conflictos se resuelven a través de la aplicación, por un tercero, de las normas jurídicas, con abogados formados para el proceso contencioso; hasta la visión de la ley 1/1996, de 10 de enero, de Asistencia Jurídica Gratuita, modificada por la ley 42/2015, de 5 de octubre, que establece que el derecho a la asistencia jurídica gratuita comprende, entre otras prestaciones, la información sobre la posibilidad de recurrir a la mediación u otros medios extrajudiciales de solución de los conflictos, en los casos no prohibidos expresamente por la Ley, cuando tengan por objeto evitar el conflicto procesal.

La mediación ha venido para quedarse y los abogados debemos estar preparados. El artículo 13.9.e) de nuestro Código Deontológico establece la obligación del abogado de poner en conocimiento del cliente la evolución del asunto encomendado, resoluciones trascedentes, recursos contra las mismas; posibilidades de transacción, conveniencia de acuerdos extrajudiciales o soluciones alternativas al litigio”.

La mediación precisa de la intervención activa de los letrados, deben asesorar a sus clientes sobre las cuestiones jurídicas que surjan y orientarles sobre la legalidad  de los pactos. Además, la mediación requiere la colaboración de los abogados y éstos tienen en la mediación un instrumento más para afrontar de manera integral su labor de asesoramiento y  defensa de los intereses de sus patrocinados.

mediaICAM, Centro de Resolución de Conflictos del Colegio de Abogados de Madrid.

Catalá pide un “cambio de cultura” para que la mediación libere de carga a los juzgados

Catalá pide un “cambio de cultura” para que la mediación libere de carga a los juzgados

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha reclamado el día 29 de marzo en un foro repleto de abogados en Oviedo la necesidad de acometer un “cambio de cultura” entre los profesionales y los ciudadanos para que se utilicen más los procedimientos extrajudiciales, como la mediación, para liberar de carga a los juzgados.

Catalá ha dicho que esa es una de las prioridades con las que está trabajando. Ha sido en su discurso de inauguración de las XII Jornadas de Comisiones de Relaciones con la Administración de Justicia (CRAJ), organizadas conjuntamente por Colegio de Abogados (ICA) de Oviedo y el Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) con el objetivo de encontrar soluciones a los problemas con los que día a día se encuentran los abogados en el ejercicio de su profesión.

En la inauguración de las Jornadas, en las que participarán 23 decanos y representantes de numerosos colegios de abogados de toda España y destacados juristas, también han estado presentes Victoria Ortega, presidenta del CGAE; Guillermo Martínez, consejero de Presidencia del Principado; Gabino de Lorenzo, delegado del Gobierno en Asturias; Wenceslao López, alcalde de Oviedo, e Ignacio Cuesta, decano del ICA Oviedo, entre otras personalidades.

En su discurso, Catalá ha llamado a los profesionales a “implicarse” en los procedimientos de mediación con el objetivo de sacar procesos del ámbito judicial.

El Ministro ha querido también poner en valor la subcomisión parlamentaria encargada de buscar un ‘Pacto por la Justicia’, que empezará a funcionar después de Santa Santa y que espera que “participen todos”.

Uno de los objetivos es contar con una justicia, ha dicho, que sea “más ágil”, modificando el procedimiento penal, de tal forma que los investigaciones las lleven a cabo fiscales, y no jueces como en la actualidad. “Como en toda Europa”, ha señalado Catalá, que ha explicado que el nuevo modelo que propone, con los fiscales investigando, servirá para acortar las fases y que los procedimientos sean más ágiles.

Se ha mostrado también partidario de “actualizar” la justicia civil porque ha considerado que son excesivas las sentencias que quedan sin ejecutar en este ámbito.

Además, Catalá ha dicho que es importante asumir un compromiso serio con las nuevas tecnologías desde la administración de Justicia española y se ha mostrado satisfecho con la evolución de las notificaciones electrónicas, con un notable incremento.

Pero además, el Ministro se ha referido a la necesidad de más medios personales en la Justicia y ha anunciado que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 que aprobará en los próximos días el Gobierno incluirá “buenas noticias” y una oferta de empleo público “muy importante”.

En el acto de inauguración también intervino el decano del ICA, Ignacio Cuesta, quien insistió en la importancia de avanzar hacia una justicia “del siglo XXI” y explico la necesidad de acometer reformas en el actual sistema.

La presidenta del CGAE, Victoria Ortega, se refirió a datos del último barómetro encargado por el Colegio y lamentó que la mayoría de la población considerase que la administración de Justicia funciona mal en España. “La ciudadanía marca el camino para mejorar”, afirmó ante los presentes.

El consejero de Presidencia del Gobierno Asturiano, Guillermo Martínez, aprovechó la ocasión para instar al ministro a firmar cuanto antes un convenio para la implantación integral del expediente digital en Asturias, mientras que el alcalde de Oviedo, el también socialista Wenceslao López, dijo que a la Justicia actual le hacen falta medios para ser “mas abierta y amigable”. Así, consideró necesario ese pacto de estado por la Justicia.

Noticia publicada aquí

Todos los pleitos son emocionales

Todos los pleitos son emocionales

Es fácil tender a pensar que solo cierto tipo de disputas legales están basadas en cuestiones emocionales de las partes. Pero incluso las disputas que supuestamente son solo monetarias incluyen emociones. Una vez que entendamos esto seremos capaces dar un mejor servicio a nuestros clientes.

Todos conocemos abogados laboralistas que tienen que lidiar con las emociones de sus clientes frustrados por la postura que mantiene la empresa a la que han demandado y de la que eran o son empleados. Para su cliente todo es un tema personal. La empresa le maltrata como empleado y ahora sigue ese maltrato durante el juicio.

Laboral es una de las áreas de pleitos, junto a matrimonial o inmobiliario en las que es fácil pensar que las partes se mueven por emociones. Las soluciones en este tipo de disputas, que suelen incluir compensaciones monetarias, tienden a incluir mucho más que solo dinero. De hecho, las disputas más fuertes tienden a producirse entre partes que de alguna manera, por motivos profesionales o sentimentales, han convivido. Eso ha generado emociones entre ellas, muchas veces fruto de muchos años de convivencia.

Al final los pleitos son esto o muchas veces terminan siendo esto. Para ganar el pleito a ojos de nuestros clientes debemos tenerlo en cuenta. Si hablamos de la mediación es probable que un 99% de los casos incluyan emociones.

Los pleitos entre empresas, y en general el derecho de empresa, son supuestamente solo sobre cuestiones económicas o sobre derechos de propiedad intelectual o competencia desleal. Y el trabajo del abogado en esos casos se ciñe a probar o a refutar pruebas relacionadas con esos derechos. Pero no para las partes. Para tu cliente no estamos hablando de derechos y de pruebas ni de, posiblemente, indemnizaciones. Para tu cliente es una cuestión de justicia. Del derecho que tienen o se han ganado y de la actitud y acciones de la otra parte.

Entender lo que le importa al cliente
Si queremos dar un buen servicio a nuestro cliente y ganar su causa necesitamos entender todo esto y sobre todo entender qué es lo que realmente le importa. Pensar que, por ejemplo, a nuestro cliente se la reclamado una cantidad de dinero y que lo que quiere es pagar lo menos posible no es suficiente. Necesitam0os entender la frustración emocional que tiene ante el hecho de que alguien con el que trabajó, colaboró o incluso convivió lo califica como mala persona o mal profesional y le reclama algo.  Entender estos componentes emocionales nos ayudará a entender mejor qué es lo que de verdad motiva el pleito lo que nos ayudará a asesorarle mejor. Si demuestras a tu cliente que entiendes todo esto sin duda conseguirás que tenga una mayor predisposición a aceptar tu consejo. Quizás tu planteamiento de solución sea el mismo entiendas o no sus emociones, pero te aseguro que su confianza en ti aumentará exponencialmente.

Entiende a tu cliente incluyendo sus necesidades emocionales y lograrás darle un mejor servicio. Pero sobre todo lograrás que entienda como un triunfo lo que quizás no ve cuando la resolución del caso no satisface sus necesidades emocionales.

Por Fernando García Díez

Artículo publicado aqui

El presidente del TSJ de Cataluña defiende la mediación para resolver conflictos

El presidente del TSJ de Cataluña defiende la mediación para resolver conflictos

EI presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSjC),Jesús María Barrientos, y la diputada
del Colegio de la Abogacía de Barcelona Merce Claramunt han coincidido el dia 23 de marzo en la necesidad de
impulsar la mediación para resolver conflictos, como alternativa ala vía penal.

Lo han dicho al inaugurar el II Congreso de Mediacion de la Abogacía que organiza durante dos días el
Icab, y en la que han intervenido, en la misma línea, el director general de Derecho y Entidades jurídicas de la Generalitat, Xavier Bernadí, y la vicedecana del colegio, Rosa Barbera.

“La crisis ha hecho mas visible la necesidad de buscar medios alternativos de resolución de conflictos”,
ha expresado Barrientos, que ha resaltado el menor coste económico y emocional para las partes en litigio que tiene la mediación en comparación con la vía penal.

El congreso tiene como objetivo potenciar entre la abogacía el conocimiento de la mediación,
especialmente en ámbitos donde el hecho de que no exista una ley específica en esta materia puede
hacer concluir que en este ámbito la mediación no es valida para resolver la problemática entre dos o
mas partes.

Noticia publicada aquí

Los conflictos en el ámbito sanitario: La mediación como solución

Los conflictos en el ámbito sanitario: La mediación como solución

El Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid está implicado en impulsar y desarrollar la mediación en el ámbito propio en el que sus colegiados ejercen su profesión, de conformidad con lo establecido en el artículo 5, letra ñ), de la Ley 2/1974, de 13 de febrero, sobre Colegios Profesionales.

Para ello ha formado a un grupo de médicos mediadores conforme a lo exigido por el Real Decreto 980/2013, de 13 de diciembre, y ha firmado sendos acuerdos con el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid para promover e instaurar la mediación no solo en el ámbito de la asistencia sanitaria, sino más recientemente en el de los accidentes de tráfico, en el esquema previsto en la Ley de reforma del Sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, Ley 35/2015, de 22 de septiembre.

Centrándonos en el primero de los referidos, todos los ámbitos profesionales tienen sus particularidades, pero lo cierto es que el mundo de la sanidad tiene sus propias características, muy distintas a la de otros sectores de la sociedad. En el mismo conviven de forma habitual médicos y otros profesionales y, además, todos los ciudadanos, de forma permanente unos, de forma puntual otros.

En esa convivencia se producen conflictos, como en toda realidad humana y, desde luego, la mejor forma de prevenirlos y resolverlos no siempre es la de acudir a un juzgado.

Quienes discuten la mediación dicen que en la sociedad española no existe cultura de la mediación, que somos viscerales, que necesitamos que otro ponga orden por nosotros en las disputas que nos surgen …

Sin embargo, si miramos a otros países de nuestro entorno, vemos que la mediación no es tan desconocida ni despreciada.

Estamos en una época de reformas de estructuras y de cambios de costumbres, y en lo que se refiere a la Justicia, algo tenemos que hacer.

Y ese algo tiene que pasar, si nos fijamos en ese entorno, por potenciar la mediación como fórmula complementaria de resolución de conflictos respecto a los tribunales, precisamente para aligerar la carga de asuntos a los juzgados de toda España que siguen abarrotados de trabajo.

¿Cómo concienciar a la población de las ventajas de ser mediado en vez de ser juzgado? ¿Por qué no ir a un mediador en vez de ir a un juzgado?¿Cómo generalizar el uso de la mediación en España? La respuesta está, me temo, y va en contra de mis convicciones, que … legislando.

Un ejemplo lo tenemos en lo que ocurrió con la prohibición de fumar en lugares públicos. En poco tiempo nos hemos adaptado a una realidad que si nos la hubiesen contado hace unos años, no la hubiéramos creído.

Lo mismo se puede hacer con la mediación: Necesitamos que cambiemos nuestra forma tradicional de pensar sobre cómo actuar y de qué forma proceder cuando tenemos un conflicto, y utilizar la mediación.

Se trata de la forma más rápida, más educativa también, ya que modificando la ley se puede imponer a las partes enfrentadas lo que solo se puede obligar a hacer en la mediación: La asistencia a la sesión informativa.

Otro modo puede ser penalizando con una condena en costas agravada a aquél litigante que no se haya querido sentar a dicha sesión informativa, por ejemplo.

Se trata de requerir a las partes el sometimiento a la mediación antes de iniciar un juicio. Ello no significa que las partes estén obligadas necesariamente a transigir sus disputas a través de la mediación, sino solamente a intentarlo a través de este sistema.

Esto no es una idea peregrina, ya estaba prevista en el texto del anteproyecto de la hoy vigente Ley 5/2012, de 6 de julio, pero que se suprimió en la tramitación parlamentaria.

Solo así se logrará, primero, dar a conocer -con vocación de generalidad- que la mediación existe y, segundo, ofrecer otra solución distinta para resolver un conflicto.

Incluso la mediación empieza a regularse expresamente para determinados conflictos en algunas normas legales como por ejemplo en el artículo 45 del Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, para la solución extrajudicial de conflictos colectivos (eso sí, de manera algo confusa); o en el artículo 14 de la antes referida Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación.

Reino Unido reformó su norma procesal civil en abril de 1999, con la entrada en vigor de las denominadas “Civil Procedures Rules 1998”, en las que se incluía la obligación para las partes, en la medida de lo posible, de llegar a un acuerdo sin hacer uso de los juzgados y tribunales. Esta normativa ha quitado gran carga de trabajo a los tribunales. Existen datos de los casos civiles iniciados, de los cuales sólo un 35% terminan en juicio.

En otros países, como Italia o Argentina, es obligatorio acudir a la sesión informativa con un mediador antes de presentarse ante un Juez.

Con este cambio legislativo, además, los abogados no podrían obviar la información que a día de hoy están obligados a dar a sus clientes sobre la mediación, y que lamentablemente por lo general no se cumple: El Código Deontológico de aplicación, en su artículo 13.9, letra e), determina que el Abogado tiene la obligación de poner en conocimiento del cliente cuales son posibilidades de transacción, conveniencia de acuerdos extrajudiciales o soluciones alternativas al litigio.

Las bondades de la mediación son conocidas: Es más barata, más rápida, más libre, más personalizada y más satisfactoria para las partes que un proceso judicial. Se trata de alcanzar soluciones sencillas, prontas y menos costosas a las disputas que enfrentan a personas o entidades. Y que no destruyan la relación entre las partes, que muchas veces tienen que seguir coexistiendo.

Y estas bondades se multiplican en el ámbito de la sanidad, en la que es compartido el interés de profesionales y pacientes: No solo en lo que se refiere a la mediación en conflictos por responsabilidad en la asistencia sanitaria, sino en lo que se conoce como mediación organizacional, dentro de una institución o entidad sanitaria, en la que se producen conflictos en la labor y convivencia diaria y que muchas veces es más de carácter preventivo que resolutivo.

Guía de mediación intrajudicial

Guía de mediación intrajudicial

Resulta alentador para todos aquellos que creemos en la mediación como forma de resolver los conflictos el hecho de que el máximo órgano de gobierno de los jueces, el Consejo General del Poder Judicial, venga apostando desde hace años por la mediación intrajudicial.intrajudicial

En este marco, se ha presentado el pasado dia 7 de noviembre, en la sede del Consejo, una nueva guía actualizada en la que se recogen los últimos cambios legislativos y las experiencias vividas en nuestros órganos judiciales,  y contempla la mediación intrajudicial más que como una alternativa al proceso, como una herramienta que se inserta en el mismo y se despliega bajo control judicial, con respeto pleno a las normas sustantivas así como al sistema de garantías procesales en todos los órdenes jurisdiccionales.

Puede descargarse la guía aquí.

El primer Moot internacional de negociación y mediación civil y mercantil en español

Del 16 al 19 de noviembre de 2016

El primer Moot internacional de negociación y mediación civil y mercantil en español

“Mediation MOOT Madrid”

En los últimos tiempos los métodos alternativos de resolución de conflictos han adquirido mayor protagonismo, y entre ellos, destaca la mediación. En esta línea, el pasado 26 de agosto, la Comisión Europea publicó el Informe de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo y al Comité Económico y Social Europeo sobre la aplicación de la Directiva 2008/52/CE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre ciertos aspectos de la mediación en asuntos civiles y mercantiles.

En el Informe de la Comisión se destacan como principales dificultades que está enfrentando la mediación en los Estados miembros: la falta de una “cultura” de la mediación, el insuficiente conocimiento de cómo tratar los casos transfronterizos, el bajo nivel de conocimiento de la mediación y el funcionamiento de los mecanismos de control de calidad para los mediadores.

Conscientes de esta realidad, IDM (Institución de la que forma parte la Fundación SIGNUM), Habitus Incorporated y la Facultad de Derecho de la Universidad Antonio Nebrija han puesto en marcha un revolucionario método de difusión de esa cultura de la mediación.

Del 16 al 19 de noviembre de 2016 se va a celebrar en Madrid el primer MOOT Internacional de Negociación y Mediación Civil y Mercantil (“Mediation Moot Madrid”).

El Moot es una competición interuniversitaria en la que estudiantes participan simulando situaciones que afrontarán en su vida profesional. Se trata de una práctica muy extendida en el mundo anglosajón y que lentamente se ha ido instaurando en nuestro país. Sin embargo, hasta la fecha, no había ningún Moot en España que permitiera a los estudiantes de Derecho y de cualquier otra titulación universitaria experimentar cómo debe actuar una parte representada durante una sesión de mediación. Éste es el primer Moot de su categoría, no se ha hecho nada en el ámbito de la mediación en este sentido. El formato de la competición sigue el modelo del Moot de la ICC, que se ha mostrado muy efectivo, pues lleva ya 11 ediciones. En dicha competición se reúnen anualmente más de 150 universidades incluyendo todas aquellas que encabezan los rankings. Cuando los asistentes a este evento regresan a sus respectivos países lo hacen todavía más convencidos de que la mediación y el diálogo es la primera y muchas veces única vía necesaria para la resolución de los conflictos. Este es el objetivo a medio largo plazo que persiguen los organizadores del “Mediation Moot Madrid”. Conseguir hacer de Madrid un referente en el mundo de la práctica colaborativa internacional.

El “Mediation Moot Madrid” tiene un doble objetivo a corto plazo. Por un lado, potenciar el conocimiento y uso de la negociación colaborativa y de la mediación como herramientas cotidianas para la resolución de controversias, y por otro, que los futuros profesionales desarrollen competencias necesarias para afrontar con éxito su incorporación al mercado laboral.

El Moot no consiste en una competición de mediadores, sino de usuarios de mediación. Sí, han leído bien, de “usuarios”. La mediación es una herramienta muy sofisticada, siempre útil y que puede ser una gran fuente de creación de valor, pero sólo si se sabe hacer un correcto uso de la misma, algo que aunque pueda parecerlo no es sencillo.

Los abogados y los empresarios tienen en la mediación una herramienta excepcional para resolver las cotidianas disputas empresariales sin que necesariamente deban éstas escalar hasta un procedimiento judicial. Es más, tienen en la mediación la oportunidad de transformar los conflictos en nuevas oportunidades de negocio. Pero, de nuevo, los grandes beneficios no llegan sin esfuerzo, trabajo previo y el dominio de algún arte en particular.

Esta competición está diseñada para que los abogados y empresarios del futuro profundicen en el conocimiento de la negociación colaborativa en un ambiente particular y único como es el de la mediación.

En cuanto al formato de la competición, cada universidad participante estará representada por dos estudiantes que desempeñarán el rol de abogado y de cliente (el rol de abogado ha de estar desempeñado necesariamente por un estudiante de Derecho). Cada equipo recibirá un set de instrucciones generales y confidenciales en las que se detallará la difícil situación en la que se encuentran. Tendrán entonces una hora y media para, en presencia del mediador y bajo los principios que rigen la mediación, tratar de satisfacer sus propios intereses de la mejor manera posible, negociado con la otra parte.

Los casos han sido redactados por una Comisión de Expertos y tratarán sobre conflictos enmarcados en diversas temáticas: sector energético (Alberto Rábano Ruiz, Director KPMG Advisory, Forensic); nuevas tecnologías (el equipo de Écija Abogados); dos problemas societarios (Fernando Rodríguez Prieto, notario y Patrono de la Fundación Notarial SIGNUM; Noemí de Córdoba y Carlos Izquierdo, Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España) y sector asegurador (Paulino Fajardo, socio de Herbert Smith Freehills).

Los mediadores de estas sesiones serán profesionales del mundo de la mediación, quiénes amablemente ofrecerán su tiempo para guiar a las nuevas generaciones de abogados y empresarios en el uso de esta sofisticada herramienta.

Toda la sesión de mediación transcurrirá bajo la atenta mirada de tres jueces, de nuevo profesionales del mundo de la resolución alternativa de conflictos, que serán los encargados de valorar el desempeño de los equipos y proclamar un vencedor.

¿Cómo se logra el máximo beneficio en una sesión de mediación? El objetivo no es llegar a un acuerdo, pues el tiempo asignado en la competición muchas veces no lo permite, sino el desempeñar una correcta práctica colaborativa. Será necesario, por tanto, contar con un abogado experto en negociación colaborativa y con un cliente que entienda y siga el modelo de negociación basado en intereses.

¿Por qué es importante colaborar? Colaborar no significa ceder, ni buscar el bien común por puro altruismo. Todo lo contrario, colaborar es, egoístamente, la mejor forma de conseguir maximizar el valor disponible para uno mismo.

En toda negociación hay un valor dado que está en pugna y sobre el que ambas partes “luchan” tratando de llevarse la tajada de mayor tamaño. Colaborar no significa abandonar esta perspectiva distributiva, sino diferirla hasta un momento posterior en la negociación; hasta después de haber integrado los intereses de ambas partes y de haber aumentado el valor disponible, mediante la generación de opciones a priori no evidentes. Este proceso colaborativo no sólo permite que cada parte obtenga una porción mayor de la que hubiera percibido empleando una metodología puramente distributiva, sino que además, al haber más valor disponible a la hora de la partición ésta es mucho más fácil y la relación no se ve perjudicada, llegando incluso a mejorar en dicho proceso.

Si desempeñar estas habilidades de por sí ya es difícil, todavía lo es más hacerlo en el seno de un conflicto, donde las emociones están a flor de piel. Es por ello por lo que la figura del mediador es tan necesaria. Porque ayuda a las partes a salir de sus posiciones, a compartir información sensible, a organizar el proceso y hacerlo fluir en los momentos en los que indefectiblemente se verá atascado.

La confidencialidad es el elemento clave que sirve de música a este baile y que empuja a las partes a compartir información que en ninguna otra sede compartirían. Sin ella las dinámicas que se dan en mediación y que no se dan en ninguna otra sede no serían posibles. El resultado de la combinación de todos estos elementos será apasionante. Habrá alegatos elocuentes, otros más enérgicos o emotivos; reformulaciones; reuniones privadas e información confidencial que deberá ser revelada en el momento y la forma adecuada. Ambos equipos negociarán con sus mejores técnicas, tratando de crear valor con soluciones inteligentes y prácticas que satisfagan sus intereses. Pero, ante todo, el “Mediation Moot Madrid” será un foro en el que se podrá palpar la efectividad de la práctica colaborativa en mediación, como herramienta para la gestión de los conflictos cotidianos en el tráfico mercantil.

La competencia entre los equipos participantes se prevé tan sana como feroz, pues el ganador acudirá a Boston a formarse como mediadores en Fletcher School of Law and Dimplomacy, MA, USA, por cortesía de Habitus Incorporated y MWI.

Esta competición tiene todos los ingredientes para ser un evento que revolucionará la percepción del mundo de la resolución alternativa de disputas. Pero para terminar de hacer atractivo este evento, coetáneamente a la competición tendrá lugar una conferencia sobre mediación, en la que participarán ponentes de prestigio internacional como Justin Wright, CEO de Habitus Incorporated. Al mismo tiempo todos los estudiantes participantes del Moot y sus coaches estarán invitados a la Gala de premios de la Asociación Madrileña de Mediadores que tendrá lugar el 17 de noviembre. Así mismo, al final de cada jornada habrá cócteles y eventos, cortesía de los colaboradores del evento, en los que profesionales, participantes y voluntarios podrán conectar, forjar amistades y crear oportunidades para nuevos negocios o aventuras empresariales.

El “Mediation Moot Madrid” es organizado por IDM (Institución de la que forma parte la Fundación SIGNUM), Habitus Incorporated y la Facultad de Derecho de la Universidad Antonio Nebrija, con la colaboración de Écija Abogados, KPMG Forensic, Herbert Smith Freehills, Corte de mediación de la Cámara de Comercio de Madrid y MWI.

____

Jacobo Ducay Ferré es Mediador en la Fundación SIGNUM y Director de Habitus España.

Más información aquí

Artículo publicado en el número 69 de la revista EL NOTARIO DEL SIGLO XXI